Instituto de Investigación Gastrointestinal y de Salud Preventiva

Horario : Lun-Vie: 8:00am a 7:00pm | Sáb: 7:00am a 12:00pm.
  Contacto : +507 391-1510

MEDICINA PREVENTIVA, ¿Cómo puede Salvarte la Vida?

 

MEDICINA PREVENTIVA, ¿Cómo puede Salvarte la Vida?

Por: Dr. Oscar Bulgim

gallery-7 La Medicina Preventiva, es el fundamento de una práctica moderna, humanizada, sabia, inteligente, científica, justa y sobretodo, económicamente viable del ejercicio de la salud, que refleja una innegable repercusión en la futura supervivencia, para que así lo entiendan las naciones de una manera TEMPRANA.

Para llegar a éste objetivo se requieren de hombres capaces y gobiernos decididos a entender y a consumar con valor, voluntad y decisión, tanto en el sector público como privado. Recordemos, que el hecho de que la atención sea privada, no la hace necesariamente superior, más aún, si somos conocedores de los criterios de calidad total en salud, sabemos que es necesario la EDUCACIÓN, la cual en nuestro país se implementa muy poco.

Cabe destacar que la Reforma Educativa, también incluye LA SALUD, en parte esta catarsis que invoco, proviene del hecho de que participé en la reforma educativa en los años, 1969 y 1970 y cuarenta años más tarde, aun no llegamos a definirla, jugando peligrosamente con el futuro de una nación y con millones de vidas. Hoy día, una de las consecuencias de LA DEFICIENTE EDUCACIÓN es la MUERTE.

En mi mente recuerdo a Mirta de Trevia y a Noemi Castillo G, mis maestras de primaria, aún vivas, cuando en mi formación escolar me guiaron con firmeza y amor en el lavado de manos, cuidado de vida animal, agricultura en cultivo de hortalizas y las clases de cocina, por eso actualmente puedo decir que, hemos reemplazado lo VERDADERAMENTE FUNDAMENTAL POR LO RELATIVAMENTE FUNDAMENTAL, obvio, porque, para disfrutar cualquier cosa en esta vida PRIMERO HAY QUE ESTAR VIVOS Y SANOS.

Por lo que debemos, reconocer, invocar, propugnar como un norte fundamental, LA EDUCACION EN SALUD.

Hay mucho por hacer, en un país en donde su Código Sanitario pasó más de medio siglo sin que se le modificara ni un punto ni una coma. Entonces surge la pregunta, ¿Cómo se explica esto?, ¿Quién cuidaba de nuestra casa?

Por tanto, se requiere un molde innovador, concertador con visión y propósito, con la participación activa de todos los asociados y los afectados.

La Organización Mundial de la Salud ha advertido esto hace años, a pesar de esto, pocas naciones han acogido este sabio consejo de buena manera, con las evidentes consecuencias de siniestralidad y muerte para sus conciudadanos.

¿Dónde han quedado los bien conocidos adagios? , tales como: “Más vale prevenir que lamentar” ; “Juan seguro vivió muchos años” ; “Una onza de prevención es mejor que un litro de curación” ; “Una puntada a tiempo ahorra cientos” ¿Será que han sido sustituidos por otro adagios a la inversa ?, como: ” El dolor ajeno es el que mejor se tolera”.

Entonces, qué haremos? Luchar hasta vencer o simplemente morir, esperaremos hasta que otros asuman nuestra responsabilidad, para luego simplemente quejarnos de los resultados?

Seremos indiferentes tal como lo hemos sido en la lucha en contra del mosquito Aedes aegypti, como lo hemos sido al botar basura, permitir que nuestros perros defequen en las calles cuando orgullosamente nos exhibimos con nuestros bellos animales o cuando se bota un gargajo en cualquier esquina, entonces surge nuevamente la pregunta ¿Qué haremos?

La buena noticia es que podemos DESAPRENDER la indiferencia y la negligencia y REAPRENDER el altruismo, la responsabilidad y el RESPETO A LA VIDA. Debemos tener en cuenta que jamás es tarde para APRENDER y menos para REAPRENDER.

Luego entonces, resulta sabio prestar atención a esta advertencia, BASADA EN EVIDENCIA, e iniciar cuanto antes la generación de sistemas públicos y privados con visión anticipada de propósito, que permitan reducir el impacto de los mortales flagelos para los que ya contamos con tecnología mitigadora.

Es nuestro deber y obligación, brindar a la población la información que puede salvar vidas. Tanto a nivel de salud pública como privada, es correcto brindar información médica de actualidad, sin importar el nivel social o escolaridad del paciente y sin limitar la información, ajustada o marginada al recurso que posee el paciente, la institución o el sistema de salud.

Lo ético es brindar información veraz y de actualidad, dejando así entonces, la decisión final, al bien dado LIBRE ALBEDRIO, recibido por todos nosotros, sin excepción, por bondad inmerecida.

En este sentido, algunas naciones han resuelto el problema con estadísticas frías de costos y beneficios, con indescriptible estoicismo por no decir, cinismo, sin consultar con los asociados con respecto a cuál es su voluntad.

¿Quién o quiénes deciden quién vive y quién muere? , ¿Estamos enterados y de acuerdo con los criterios utilizados?, ¿Saben los responsables que valor estamos dispuestos a asignar a nuestras vidas y hasta donde somos capaces de solidarizarnos con nuestros semejantes para combatir a estos terribles enemigos? Entonces, ¿Bastará con elegirlos y entregarles hasta nuestras vidas con tal grado de incondicionalidad?

Un epidemiólogo, lo expresó de esta manera: “El beneficio a la Salud Pública y Costos Económicos pueden ser medidos con alguna precisión, pero decidir si el Beneficio justifica el Costo, refleja Valores y Preferencias Personales, o sea de los involucrados o afectados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On FacebookVisit Us On Twitter